Crónica de un voluntariado en Paraguay

Publicado el 19 agosto, 2015,

Pedro del Campo, voluntario Centro Agroecológico en Pirapey y Tava´í

Con una película de acción y una comedia. Así comenzaba mi aventura, y la del resto de voluntarios, hacia tierras paraguayas. Era la única manera de matar las horas muertas en el avión transatlántico.

Éramos un grupo de 7 voluntarios, más la coordinadora. La gran mayoría no nos conocíamos con anterioridad cuando llegamos al aeropuerto de Madrid. El nexo de unión era Ayuda en Acción, y el Voluntariado a Terreno que tanto nos había llamado la atención a todos. Éramos un grupo joven, de entre 19 y 22 años, y aunque heterogéneo, ello no fue impedimento para el buen funcionamiento del equipo. Porque la esencia era la misma. Estábamos unidos por un mismo objetivo y las mismas ganas de sacar adelante este proyecto.

Llegamos al aeropuerto de Asunción tras unas 15 horas de trayecto, escala en Sao Paulo incluida. Enseguida pudimos notar que estábamos en invierno. Nos recibieron trabajadores locales de Ayuda en Acción, y nos llevaron a las oficinas de Asunción, donde nos comentaron que había una serie de cambios respecto al plan inicial. El asunto era que días atrás había estado jarreando, y la precaria carretera de tierra que debía llevarnos al centro agroecológico inicial estaba inaccesible. Por tanto, nos desviaron a otro centro agroecológico, perteneciente a la misma ONG paraguaya, para permanecer ahí en tanto que no pudiésemos acceder al otro. La mencionada ONG paraguaya es la colaboradora local de Ayuda en Acción, y se la conoce como CECTEC (Centro de Educación, Capacitación y Tecnología Campesina). CECTEC realiza diversas tareas con el entorno rural campesino, y una de esas es disponer de centros educativos para jóvenes campesinos que han abandonado el sistema educativo nacional, pero que necesitan de los conocimientos para seguir adelante. Y CECTEC les brinda esta oportunidad. Siempre desde un punto de vista agroecológico, es decir, con el uso de pesticidas, bactericidas, fungicidas, etc. orgánicos y siempre desde la realidad campesina.

Voluntarios y voluntarias realizando tareas agrícolas

Voluntarios y voluntarias realizando tareas agrícolas

Durante la semana en Pirapey aprendimos detalles importantes sobre el funcionamiento de la escuela, las actividades que realizan allí, y estuvimos conversando y conviviendo con los jóvenes del centro. El intercambio cultural era recíproco. Nos enseñaron los invernaderos, las huertas, el vivero, la zona de producción animal, agroindustria (zona de elaboración de productos relacionados con el consumo como el almidón o la miel de caña de azúcar), entre otros. Además, estuvimos acompañándoles en algunas de las tareas diarias que realizaban, donde nosotros aprendíamos de ellos, y ellos aprendían de nosotros.

Y por fin, llegamos al centro agroecológico de Yvytymi, también conocido cariñosamente como San Miguelito, al encontrarse en la zona de San Miguel del Mbatovi (Tava´í, Caazapá). Pudimos comprobar lo complejo que era el camino, y como a pesar de que habían sido unos días secos aún permanecían los charcos y las irregularidades ocasionadas por las lluvias. Y fueron pasando los días y la tónica dominante era similar al anterior centro. Madrugar, repartirse las tareas de campo o de cocina y ponerse manos a la obra. La jornada comenzaba a las 6:30 de la mañana, y nos dividíamos en grupos según la necesidad de cada área. Bien podía ser ir a segar malas hierbas con un machete, como podía ser remover la tierra con una azada para preparar la tierra para una futura plantación. En otra ocasión, estuvimos preparando un pesticida orgánico, conocido como caldo bordelés, para más tarde echárselo a unos árboles cítricos recién plantados.

Voluntarios acompañando a los jóvenes en las actividades de la vida diaria, como las labores agrícolas

Voluntarios acompañando a los jóvenes en las actividades de la vida diaria.

En la cocina aprendimos cuantiosas maneras de elaborar pan. Realmente son muchas las formas de hacerlo. Quizá el más llamativo de los panes era uno de colores verde, morado y naranja, porque había sido elaborado usando jugos de acelgas, de remolacha y de zanahoria. Y lo bueno que estaba. Como parte del intercambio cultural, nosotros les cocinamos platos típicos españoles, y algunos no tan típicos, pero divertidos o sencillos de hacer. Por suerte no habían probado antes la paella o el gazpacho, porque al menos entre nosotros, tuvimos que reconocer que ‘paella’ o ‘gazpacho’ le venía algo grande a nuestros platos. Pero compartimos con los chicos y chicas grandes momentos en la preparación y elaboración de los mismos.

Para este fin de semana, el segundo ya, teníamos planificada una excursión a las Cataratas de Iguazú. El paisaje habla por sí sólo. Pasear al lado de uno de los accidentes geográficos más impresionantes del planeta es algo que impacta. Y el agua, había mucha agua, y con mucha fuerza. Lo que hace que resulte lógico que no a mucha distancia se encuentre la Represa de Itaipú. Toda una obra maestra de la ingeniería y de la generación eléctrica. Un proyecto binacional, Paraguay-Brasil, que refleja la grandeza alcanzada por el trabajo en común. Verla de día resulta alucinante.

Tras nuestro paso por Brasil, regresamos al centro de Yvytymi, para afrontar nuestra tercera y última semana. Durante esta semana, CECTEC nos tenía preparado para las mañanas una serie de visitas a comunidades de la zona, para escuchar y conocer más de cerca a la gente que hace tantos esfuerzos por sacar a la comunidad adelante. Entre tantos encuentros, resulta digna de mención la visita a una cooperativa de mujeres, que habían decidido emprender y formar una panadería, a base de microcréditos y mucho empeño. También estuvimos visitando escuelas locales, donde los jóvenes, esta vez de edades no superiores a los 14 años, nos recibieron con entusiasmo y con la curiosidad propia de la edad. Estuvimos junto a ellos viendo como escribían cartas a sus ‘amigos’ de España, lo que nosotros conocemos como padrinos. Y vimos la ilusión que les hace escribir y recibir las cartas. Para ellos es muy importante sentir que realmente hay una persona que se preocupa por ellos al otro lado del Atlántico. Por las tardes volvíamos al centro de San Miguelito y realizábamos labores de artesanía, o sea carpintería, junto con los estudiantes. Porta-plantines (con fines decorativos), porta-tererés (para apoyar el vaso de la bebida tradicional paraguaya), lámparas y hasta bancos. La imaginación y la capacidad de estos chicos y chicas era ilimitada. Estos productos se venderían más adelante en una feria, con el fin de generar ingresos para la escuela. Al llegar el fin de semana, regresamos a donde empezó todo, Asunción, desde donde cogeríamos el avión de vuelta a España.

En definitiva, del grupo de voluntarios nos llevamos una gran amistad, de las que no menguan con el paso de tiempo. Del pueblo paraguayo, la hospitalidad y el cariño, porque con gestos sencillos, te abren su corazón. Y del voluntariado, una experiencia nueva; que será inolvidable.

El derecho a la educación como motor de cambio

Publicado el 30 julio, 2015,

Por Elena Rua, trabajadora de Ayuda en Acción Asturias.

Contar en pocas palabras mi experiencia en Gran Chimú no es fácil, así que comenzaré concluyendo que garantizar el derecho a la educación en la infancia, es el cimiento de toda sociedad desarrollada y es vital en la lucha contra la pobreza, la inequidad, la exclusión y las desigualdades.

Desde mi trabajo ligado a la educación para el desarrollo en Ayuda en Acción, impulsamos propuestas para las comunidades educativas en España que quieran sumarse a educar en valores y a conocer las realidades de otros países, así que, conocer en primera persona tantas escuelas en este viaje y la labor que realiza allí el equipo de Ciedi- La Libertad, me ha dejado un poso de rostros, dignidad, trabajo duro, ganas de superación, implicación, …que enriquecerá mi vida.

El equipo de voluntariado con el alumnado de la escuela de inicial de Jolluco Alto

El equipo de voluntariado con el alumnado de la escuela de inicial de Jolluco Alto

Hemos podido comprobar que en Perú, se están haciendo esfuerzos para incrementar los servicios de nutrición, salud y educación en torno a cobertura y calidad de la educación de la primera infancia, pero a menudo, los promedios, invisibilizan las marcadas inequidades en el acceso asociadas a brechas de pobreza, género y lugar de residencia (distancia geográfica y zonas rurales),… entre otros factores.

En nuestra estancia, el equipo de voluntariado, apoyamos actividades ligadas a la promoción de hábitos y alimentación saludable, sensibilización sobre prevención de enfermedades, dotación de equipos para escuelas, apoyo en biohuertos escolares con el fin de garantizar el derecho a la alimentación y la educación ambiental sostenible, etc., buscando que todo ello contribuya al desarrollo integral y al bienestar de la infancia y sus familias. De igual forma, reforzamos con nuestra presencia, el vínculo solidario que nos une con todas las personas de Gran Chimú y el país de Perú, del que ya nos sentimos un poco parte.

Alumnado de la Escuela de Tambopuquio trabajando en su biohuerto escolar junto a Wedu.

Alumnado de la Escuela de Tambopuquio trabajando en su biohuerto escolar junto a Wedu.

Aterrizar a estas realidades, nos recuerda la importancia de incidir en que las políticas públicas deben garantizar el derecho que niños y niñas tienen de crecer en igualdad de oportunidades para desarrollar su aprendizaje; y para ello es fundamental: apoyar a la red de docentes rurales y urbanos, dotar a las escuelas de infraestructuras, servicios y medios, concienciar a las familias sobre la importancia de que niños y niñas acudan a la escuela y no la abandonen de manera prematura, alfabetizar a la población adulta, promover iniciativas que ayuden a las generación de ingresos y rentas familiares,… que son algunos de los retos que enfrentan en esta región.

Las tareas que desde esas comunidades realizan cada día las personas que allí viven y las entidades sociales implicadas como Ayuda en Acción Perú y Ciedi la Libertad, entre otras, es admirable, y su espíritu de lucha frente a la adversidad, aún más. Me llevo cientos de sonrisas, de gestos de cercanía y cariño, personas que he descubierto en las trochas carrozables empolvadas, enseñanzas de vida y lecciones de gran generosidad.

Y desde estas líneas animo a las personas que lean esto a seguir siendo solidarias con este país y sus gentes desde nuestros pequeños quehaceres y posibilidades porque se lo merecen, ya que ellas ponen cada día lo mejor de sí mismas para ser protagonistas de su desarrollo.

Recepción del alumnado de la Comunidad de 9 de octubre al equipo de voluntariado en el día de la inauguración de dos aulas de educación temprana para la etapa de 0-3 años.

Recepción del alumnado de la Comunidad de 9 de octubre al equipo de voluntariado en el día de la inauguración de dos aulas de educación temprana para la etapa de 0-3 años.

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetado , |

Reflexiones sobre el desarrollo

Publicado el 17 julio, 2015,

 

Por Antonio Michelena, Profesor Titular de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad de Lleida (ETSEA) y voluntario en Perú.

Finalizo mi voluntariado de 3 semanas en Ayacucho con una plenitud de experiencias, sensaciones y emociones satisfactorias que se entremezclan con una serie de reflexiones preocupantes. Procedo de un rico país desarrollado y vengo a un atractivo país en vías de desarrollo. Intuyo que los conceptos, objetivos y metodologías de trabajo tienen significados diferentes. En Ayacucho, que es una de las provincias más pobres de Perú, encuentro gentes amables, paisajes impresionantes y cultura ancestral. Desde mi formación agronómica, en el medio rural veo gente que lucha por superar su autosuficiencia alimentaria para mejorar las condiciones de vida de sus familias.

El CEDAP (Centro de Desarrollo Agropecuario), parcialmente financiado por Ayuda en Acción, contribuye a ello desde hace 37 años promoviendo “que los hombres y mujeres participen de manera libre, activa e informada, en la vida política, económica, social y cultural procurando un desarrollo humano, sostenible y equitativo, en armonía con el medioambiente. De su misión se deduce que se trata de un modelo integral de desarrollo basado en las capacidades inherentes de las personas, en la equidad, la sostenibilidad, la Agroecología y la localidad de las actuaciones, todo ello dirigido a los resultados. A medida que voy haciendo preguntas sobre este modelo, descubro que no se trata de formulaciones abstractas sino que se concretan en procedimientos ya contrastados. Su modo de acción principal es el concurso anual PACHAMAMANCHIKTA WAQAYCHASUN (Conservemos nuestra madre tierra) en el que se conceden premios a comunidades y familias que destacan por su planificación, su gestión de recursos (agua, suelo, pastos, cultivos, ganadería, bosques) y por sus actuaciones en salud y educación.

He tenido ocasión de asistir a las explicaciones de sus respectivos diagnósticos, diseños y programas de actuación por parte de un líder y tres miembros de familias de una comunidad avanzada a visitantes de otras comunidades que se iniciaban en estos procesos. Su naturalidad, entusiasmo y concreción de sus “mapas parlantes” (verdaderos planes estratégicos) presentados en carteles elaborados manualmente eran dignos de admiración.

Planes estratégicos en carteles

Planes estratégicos en carteles

En las reuniones de los técnicos con diferentes grupos de comuneros para promover su participación en el concurso, he oído discusiones ordenadas y opiniones maduras: “Lo importante de la participación en el concurso no son los premios sino el progreso de cada comunidad o familia participante”. He visto a un técnico seleccionado por su experiencia como participante en el concurso liderar un taller de formación a otros agricultores con una capacidad expositiva y motivadora y conseguir una respuesta participativa de los asistentes propias de niveles educativos superiores.

He podido comprobar en los responsables y técnicos del CEDAP la coherencia entre su misión y las actuaciones programadas. A su plena dedicación horaria para trabajar en el terreno con las distancias y medios de comunicación existentes, se une su completa disposición a ayudar a los comuneros que estén dispuestos a implicarse activamente. Su criterio no es el de ser transmisores de ayudas económicas sino formadores de competencias que contribuyan al progreso sostenible de su comunidad o familia sin necesidad de ayudas externas. “No se da en propiedad como premio una ternera a una familia sino que lo que se le da es su uso. La ternera que llegue a producir se asignará a otra familia para que los beneficios sean compartidos y sostenibles”. Planteamientos como los de la importancia de la gestión de los recursos naturales (agua, suelo) como el de la “cosecha de agua” (aumento de reservas con sencillas actuaciones a cargo de los mismos comuneros), la implantación de pastos o la reforestación muestran un enfoque integral no solamente dirigida a las producciones inmediatas sino a la sostenibilidad del sistema. La escasez de agua, producida por la reducción de los glaciares en las cuencas altas ocasionada por el cambio climático que hemos generado los países desarrollados, es el elemento crucial que limitará el desarrollo de estas comunidades. Es vital intensificar las acciones dirigidas a incrementar y gestionar eficientemente los recursos hídricos.

He tenido también la ocasión de conocer las duras condiciones de vida de las familias. La mayoría solamente alcanza la autosuficiencia alimentaria y sus viviendas todavía no tienen las condiciones de vida mínimas deseables con los conocimientos científicos y tecnológicos existentes. Recientemente se ha puesto de manifiesto en la región un incremento significativo en la tasa de anemia y desnutrición infantil con lo que se está elaborando un plan especial para su corrección. Objetivos que ya se vienen considerando en la actuación del CEDAP como “vivienda y comunidad saludable” o “cocina mejorada” toman una relevancia mayor si cabe. En este contexto, el programa Vínculos solidarios de apadrinamiento de niños de la zona que lleva a efecto Ayuda en Acción con gran éxito (alrededor de 1650 en Ayacucho) es destacable y se pretende mejorar no solo desde el punto de vista cuantitativo sino cualitativo. Algunos niños se lamentan de que no reciben respuesta a sus cartas a pesar del esfuerzo necesario para su tramitación. Frente a estas adversidades, los niños siguen jugando y yendo a la escuela contentos, saludando educadamente a los visitantes y abrazando emotivamente a su madre cuando la ven llorar por una contrariedad familiar. Las mujeres siguen atendiendo a las labores de la casa, afrontando también muchas de las actividades agrícolas y ganaderas y obsequiando a los voluntarios con ricas comidas tradicionales.

Grupo de comuneros en Ayacucho (Perú)

Grupo de comuneros en Ayacucho (Perú)

Y los voluntarios nos quedamos sorprendidos, admirados, complacidos y agradecidos con lo que hemos aprendido, descubierto o sentido y frustrados de no poder contribuir más al progreso de las comunidades. Pero probablemente, salvo en el caso de los voluntarios técnicos que tienen competencias de intervención inmediata, nuestra función es otra. Por un lado dar a conocer estas realidades socioeconómicas en nuestros entornos sociales y profesionales para contribuir a la sensibilización por la cooperación internacional y por las desigualdades sociales en nuestro entorno próximo. Y por otro contribuir a replantear el modelo de desarrollo de los países del norte que, aparte de los avances incuestionables que ha producido, se basa en un consumismo irresponsable, no es sostenible y aumenta las diferencias sociales.

Después de 10 días en San José de Chiquitos, ¡ya somos chiquitanas!

Publicado el 30 junio, 2015,

Por María López, coordinadora del voluntariado del IE University en San José de Chiquitos, Bolivia.

Llevamos 10 días en San José de Chiquitos, un precioso pueblo a 286 kilómetros de Santa Cruz en los llanos tropicales de Bolivia. ¡En el mismo centro de América del Sur! Aquí parece que no ha pasado el tiempo desde que se instaló la misión jesuita. Un gran plaza, con pórtico alrededor y coronada por el conjunto misional ocupa el centro neurálgico del pueblo…. Y desde aquí manzanas dispuestas en cuadricula. Como en España… El conjunto misional es impresionante, con su iglesia, su claustro pintado desde la época de la misión, 1540, su museo y una escuela de música juvenil con tradición de música barroca desde la época jesuítica. Hasta los más pequeños tocan el violín con un virtuosismo impresionante.

La carretera, internet, y el gas sólo han llegado hace dos años, por eso San José de Chiquitos, a pesar de tener el único conjunto misional en piedra, no se encuentra en la actual ruta turística de las misiones jesuíticas chiquitinas. La construcción de la carretera ha traído una gran oportunidad de desarrollo económico para una zona con una brecha de pobreza mucho mayor que la media nacional. En eso consiste nuestro proyecto, hacer un estudio del potencial turístico de San José desde el punto de vista internacional así como recomendaciones para su implementación.

Voluntarias en San José de Chiquitos

Voluntarias en San José de Chiquitos

Somos un equipo de siete voluntarias, 6 estudiantes del IE universidad y la coordinadora, profesora de la escuela de negocios del IE. Después de visitar los hoteles, restaurantes, artesanas, y medios de transportes ya nos saludan como parte del pueblo. La hospitalidad es una de las de las características singulares de la población Chiquitana, además de su amabilidad y acogida.

También hemos visitado la Fortuna, una de las comunidades con niños apadrinados de Ayuda en Acción a 45 km de San José. Les hemos hecho entrega de los fondos recaudados en España por las estudiantes para la mejora de su sistema de agua; la ampliación del tanque a 25.000 litros y de las conexiones con la escuela y la posta médica. ¿Os imagináis una escuela o paritorio sin agua corriente? La acogida por la comunidad es impresionante. El agradecimiento se lee en la cara de todos sus integrantes y en nuestros corazones. La comunidad nos hizo un teatro representando su necesidad de agua potable y lo que les va a cambiar la vida su nuevo tanque, los niños de la escuela nos cantaron canciones y los jóvenes nos invitaron a Patasca, un guiso típico de esta zona que estaba riquísimo!! Pasamos toda la mañana con ellos.

Con pena y orgullo, hoy vamos a hacer la presentación final de nuestro trabajo al gobierno municipal de San José de Chiquitos. Esperamos que hayamos cubierto sus expectativas y que puedan implementar algunas de nuestras recomendaciones. Una de ellas consiste en realizar una nueva página web turística del municipio, que esperamos ver pronto on-line!

Agradecer a Ayuda en Acción por esta oportunidad y por el trabajo que realiza en tantas y tantas comunidades con tantas necesidades y al CEPAC organización contraparte en Bolivia de Ayuda en Acción por su gran trabajo con las comunidades y por todo el acompañamiento y trabajo conjunto que hemos realizado estos días. Sabemos que no es fácil dejar todos sus quehaceres diarios, sus prioridades y urgencias para estar con nosotras. Dejamos un grupo de amigos y parte de nuestro corazón en San José de Chiquitos.

Hasta pronto!voluntariado IE

Plazas libres de voluntariado en Ecuador

Publicado el 23 junio, 2015,

Quedan 6 plazas libres para nuestro proyecto en SENSIBILIZACIÓN EN EL MANEJO DEL AGUA en Tungurahua, Ecuador, para ser realizado del 6 al 27 de septiembre.

¡No te lo pienses más y apúntate como voluntario a terreno!

Haz clic AQUÍ , y podrás conocer mejor el proyecto e inscribirte.

¡Te esperamos!

Reserva Ecológica El Ángel

Reserva Ecológica El Ángel (Ecuador)

Día de la Solidaridad en HP

Publicado el 29 mayo, 2015,

Hoy es el Día de la Solidaridad de HP Madrid.

Nuestra compañera Cristina, se ha encontrado allí, con nuestro querido voluntario Francisco, que el año pasado realizó su voluntariado en el Hogar Teresa de los Andes, en Bolivia.

Os recordamos su historia: “Con un paseo les haces muy felices”

Y le mandamos un gran abrazo.

Cristina y Francisco en el Día de la Solidaridad de HP Madrid

Cristina y Francisco en el Día de la Solidaridad de HP Madrid

Nuevas plazas de Voluntariado a Terreno 2015

Publicado el 21 mayo, 2015,

Tenemos nuevas plazas disponibles para la realización de un voluntariado a terreno con Ayuda en Acción este año, así que no te lo pienses más y apúntate.

Lee con detenimiento las diferentes ofertas e inscríbete en la que creas que podrías encajar mejor.

El plazo de inscripción en estas ofertas finaliza el día 31 de mayo de 2015.

Voluntariado de Equipo en Bolivia:

B1. APOYO A NIÑOS/AS CON DISCAPACIDAD (JULIO)

B2. APOYO A NIÑOS/AS CON DISCAPACIDAD (AGOSTO)

B8. APOYO EN VÍNCULOS SOLIDARIOS

B9. TALLERES SOBRE PRÁCTICAS SALUDABLES

B10. DINAMIZACIÓN DE ECONOMÍAS LOCALES

B11. APOYO EN EDUCACIÓN

 

Voluntariado de equipo en Ecuador:

EC2. APOYO EN CONSERVACIÓN DE PÁRAMOS Y AGUA

 

Voluntariado de equipo en Etiopía:

ET1. APOYO A TAREAS COMUNITARIAS

 

Voluntariado de equipo en Nicaragua:

N5. FOTOGRAFÍA, REPORTAJES Y TESTIMONIOS

 

Voluntariado de equipo en Perú:

PE1. APOYO EN ÁREAS DE SALUD Y EDUCACIÓN

PE2. TURISMO VIVENCIAL COMUNITARIO

 

Voluntariado Técnico en Bolivia:

B12. ENTRENADOR/A DE VOLEYBALL Y/O FÚTBOL

B15. APOYO EN LA IMPLEMENTACIÓN DE LOS ESPACIOS DIDÁCTICOS ALTERNATIVOS

B16. APOYO PARA EL MANEJO DE NIÑOS CON DESNUTRICIÓN

 

Apoyo escolar y juegos con los niños externos

 

Seguro solidario 2015

Publicado el 4 mayo, 2015,

Un año más la correduría de Seguros Ad-Dares, la Fundación Ayuda en Acción y Europ Assistance han sellado un acuerdo especial que permitirá a los participantes del Programa de Voluntariado a Terreno un seguro para que su labor en los países a los que los voluntarios/as viajen se realice de la manera más segura.

Además al realizar este seguro, Ad-Dares dona automáticamente el 10% de la prima al proyecto elegido por el participante.

Este seguro ha sido negociado por Ad-Dares de forma específica para la Fundación Ayuda en Acción y bajo el acuerdo existente entre la División de Negocio Asegurados (DNAS) de E2000 Financials Investments S.A. y la compañía Europ Assistance y ofrece la oportunidad de colaborar para la continuidad de estos proyectos solidarios, reforzando el apoyo tanto humano como económico de estos viajes.

Desde Ayuda en Acción, damos las gracias a Ad-Dares un año más por su apoyo y acompañamiento a todos nuestros voluntarios y voluntarias a terreno.

EMERGENCIA: Terremoto en Nepal

Publicado el 27 abril, 2015,

En Ayuda en Acción hemos activado el dispositivo de emergencia ante el grave terremoto que ha asolado Nepal. (+ información)

Ahora la ayuda se centra en las tareas de búsqueda y rescate, así como hacer llegar la ayuda de emergencia más básica: agua, comida y medicamentos.

Terremoto NepalTu apoyo es fundamental

boton-dona

 

 

También puedes colaborar enviando un SMS con el texto: RESPONDE NEPAL

  • Al número 28014 para contribuir con 1,20 €
  • Al número 38014 para contribuir con 6 €

O llámanos para hacer tu donativo al teléfono gratuito: 900 85 85 88

¡Gracias!

Sharing water

Publicado el 21 abril, 2015,

Somos un grupo de alumnas del I.E. Business School que hemos decidido ayudar a la mejora de las condiciones de vida de la comunidad de La Fortuna, en San José de Chiquitos (Bolivia), con quienes tendremos la oportunidad de compartir unas semanas como voluntarias a terreno este verano, y para ello hemos puesto en marcha la iniciativa “Sharing water”

Queremos colaborar en la ampliación de un tanque de agua que sea capaz de abastecer de agua potable a 43 familias, y dotar de agua corriente a la escuela y al hospital recientemente inaugurado.

Agua en San José de Chiquitos

En la actualidad, el tanque de agua apenas beneficia a 8 familias. El resto de las familias se ve obligado a sacar agua a través de una pileta pública cercana al puesto sanitario. Las familias de comunidades cercanas tienen que llevar agua en turriles.

Os pedimos vuestra colaboración para lograr nuestro objetivo de 2.015 €, y así contribuir a la ampliación del tanque, la construcción de estructuras que garanticen su potabilidad y la formación a la comunidad en gestión de agua. En total más de 200 personas se beneficiarán de este proyecto.

Tu aportación es muy valiosa. Cualquiera que sea la cantidad. Lo importante es participar y animar a otras personas a que también aporten su granito de arena. Podéis acceder a la plataforma para hacer donaciones AQUÍ. Es muy fácil y apenas os llevará unos minutos.

¡Muchas gracias por vuestra aportación y apoyo!

 

credit
© Ayuda en Acción

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR