Ya está en marcha la V edición voluntariado a terreno

Publicado el 11 mayo, 2016,

Por Inma Culebras, Ayuda en Acción.

El programa de Voluntariado a Terreno es la oportunidad de participar como voluntario/a en un proyecto de un país de América Latina, donde puedes vivir junto a otras personas la experiencia de entender y compartir las necesidades e inquietudes que afrontan día a día hombres, mujeres y niños/as.

Ya está en marcha la V edición de nuestro programa de Voluntariado a Terreno. En sus cuatro ediciones anteriores, más de 400 voluntarios han vivido una experiencia transformadora, formando parte de una realidad social que les ha proporcionado aprendizajes vitales y el desarrollo de nueva habilidades, realizando una labor que contribuye a mejorar la calidad de vida de la sociedad. Una experiencia inolvidable donde participas directamente en un proyecto, convirtiéndote a tu regreso en un agente de sensibilización en tu entorno.

Comienzo de la jornada de Voluntariado.

Leer más >

Maestros de Puno

Publicado el 5 abril, 2016,

Por Carmen López, voluntaria a terreno en el Área de Desarrollo de Puno, en Perú.

Esta experiencia comenzó mucho antes de coger un avión a Perú, lo hizo hace años, cuando se despertó en mí una intensa inquietud por conocer otras culturas, formas de vivir, se sentir, de expresar y sobre todo de conocerlo de verdad, conviviendo con personas que viven una realidad muy diferente a la mía. El poder colaborar y quizás formar parte de un pequeño cambio, era algo que me resultaba apasionante.

Por distintas circunstancias, no había podido hacerlo. Pero las Navidades de 2014 fue el momento de tomar una decisión en firme y dar un paso adelante y perseguir mis sueños. Y así lo hice, me puse en contacto con algunas amigas que habían estado de voluntarias. Busqué por internet distintos proyectos y finalmente llegue a Ayuda en Acción y su voluntariado a Terrero. Me resultaba muy interesante los proyectos educativos y el convivir realmente con las personas con las que iba a trabajar y colaborar. Así que inicié el proceso y pasado un tiempo, se pusieron en contacto conmigo para decir que sí, que uno de mis sueños se haría realidad.

Nervios, incertidumbre, responsabilidad, inmensa ilusión, alegría e incluso miedo, fueron muchos de los sentimientos que pasaron por mí antes de comenzar lo que yo llamo “mi pequeña aventura”.

La verdad es que desde el minuto uno del viaje todo fue bien. Ayuda en Acción nos guió en todo el proceso. En todo momento estuve acompañada por gente maravillosa. La primera, la gran Loli, mi compañera en esta aventura. Nos conocimos en Barajas antes de comenzar esta experiencia. Otra voluntaria (canaria) dispuesta a vivir la aventura de su vida. Desde el minuto uno la conexión fue fantástica y tengo que decir que sin ella, no hubiera sido lo mismo.

Maestros de Cupi

Maestros de Cupi

Leer más >

Programa Voluntariado a Terreno

Publicado el 28 marzo, 2016,

Apúntate al Programa de Voluntariado a Terreno 2016!!

Ya puedes consultar desde la sección de OPORTUNIDADES las diferentes modalidades de voluntariado a terreno.

En esta V edición los países donde hay proyectos de Ayuda en Acción y que requieran voluntariado son: Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Perú. Accediendo a ellos según la modalidad de voluntariado elegida, encontrarás información más detallada de los proyectos, perfil necesario y fechas de viaje.

Para presentar tu candidatura, en cada oportunidad encontrarás un enlace al formulario de inscripción. Sólo podrás rellenar una única solicitud de participación por lo que es importante que antes de solicitar revises todas las oportunidades que te interesen y escojas aquella en la que creas que tu perfil es más acorde. Tienes de plazo hasta el 5 de abril  para inscribirte.

De cara a preparar el viaje ofrecemos un curso de formación on-line obligatorio y gratuito. Además, te informamos que el viaje, vacunas, gastos de desplazamientos y manutención corren a cargo del voluntario/a.

NO TE LO PIENSES MÁS Y VIVE UNA EXPERIENCIA ÚNICA 

¡TE ESPERAMOS!

voluntariado terreno

Mi experiencia en Perú

Publicado el 22 marzo, 2016,

Por Anna Nohales, voluntaria a terreno en Perú.

He tardado algunos meses en intentar plasmar en pocas frases lo que ha sido la experiencia más impactante de mi vida. Pero a la conclusión a la que he llegado una y otra vez es que es muy difícil describir con palabras lo que ha significado este voluntariado a nivel personal, ya que es una experiencia que hay que vivir en primera persona. La estancia en Perú durante dos semanas con mis compañeros de Ayuda en Acción y de la ONG CIEDI, los maestros de las escuelas, los cientos de niños que conocimos, las familias y de nuestra gran cocinera y apoyo Merche, me han hecho sentir y ver una realidad muy diferente a la que he estado acostumbrada durante 22 años.

Anna 1

Cómo describir a personas que sin tener nada nos lo han dado todo. Niños que andan solos kilómetros para ir a la escuela, maestras que hacen milagros en las aulas por la falta de recursos, padres y madres que se pasan el día trabajando sin descanso, las dificultades para ir a un hospital, el desconocimiento general sobre cosas básicas. Es entonces cuando abres los ojos y te das cuenta de la difícil realidad a las que muchas personas se enfrentan diariamente, y donde valoras de corazón y agradeces enormemente el gran trabajo de las personas que envuelven a la ONG CIEDI y Ayuda en Acción.

Anna 2

Durante mi estancia vi con mis propios ojos los programas de educación, salud y agricultura  que ya se han llevado a cabo y los numerosos proyectos que quieren poner en marcha.  Hicimos actividades relacionadas con la higiene, la salud, la prevención de la enfermedad del dengue, charlas educativas, apoyo en huertos escolares, aprendizaje sobre el uso de las computadoras, inauguración de los honguitos para la estimulación temprana de niños de 0 a 3 años, el buen funcionamiento del sistema de riego que se estaban instalando en los poblados, y un largo etcétera de programas que facilitan la vida de las personas que residen allí.

anna 3

Gracias por haberme dejado formar parte de un equipo tan bueno, y gracias de corazón por todo el esfuerzo que hacéis. Volvería una y otra vez a repetir esas dos semanas tan emocionantes y seguir así aportando mi pequeño granito de arena. Es imposible olvidaros.

anna 4

Etiquetado , , , |

Comarapa

Publicado el 15 marzo, 2016,

Por Abel Suárez, voluntariado a terreno en Manuel María Caballero, Bolivia.   

El proyecto de dinamización de economías locales a realizar en la provincia de Manuel María Caballero (Bolivia), estaba dirigido a varias asociaciones de productores locales, en concreto de anís, frutila (fresa) y caña de azúcar y tenía como objetivos principales consolidar sus producciones y la comercialización, así como contribuir al fortalecimiento asociativo.

Un equipo formado por tres personas fuimos quienes nos dirigimos a realizar las labores, que bajo la colaboración de la organización local PASOC, estaban previstas para nuestra estancia durante algo más de dos semanas intensas.

 

Es necesario destacar la labor que la organización local realiza en la zona, ya que son un verdadero motor en la comarca y la dedicación y compromiso que tienen sus integrantes es todo un ejemplo de voluntad.

Plantaciones de anis

Plantaciones de anis

Conocer el día a día de los productores en primera línea, nos ha dado una imagen fiel de su situación y sus dificultades para llevar a cabo su labor, pero además nos permitió ver todas las cualidades que tienen y su gran esfuerzo y humildad que son algunos de sus principales activos, junto con sus ganas de emprender.

La localidad donde nos alojamos era Comarapa, muy tranquila y segura para caminar. Su mercado los domingos, siempre con gente, daba mucho ambiente y rompía con la rutina. La plaza, muy cuidada, parecía desierta hasta que irrumían los niños y niñas como aparecidos de la nada, corriendo y jugando al balón y demás juegos.

Mercado

Mercado

Nuestro día a día trascurría entre Comarapa, su valle y montaña y las localidades de Saipina y Chilón. Debido a la dificultad de las carreteras era habitual cruzar algún río en todoterreno, soportar algo de calor y podía haber alguna espera antes de los talleres, cosas que quedaban compesadas por la acogida que nos daban la población local, formando así todos estos contratiempos parte de la aventura.

Y no todo fue realizar talleres de fortalecimiento asociativo, comercialización, responsabilidad social corporativa y demás actividades, también pudimos compartir impresiones con la asociación de empresarias locales de Comarapa, asistir a las convivencias que se organizaban para la juventud, visitar la Laguna Verde (a 12 km de Comarapa), el jardín de cactáceas (cáctus) de Pulquina, el Mausoleo de Ernesto “Che” Guevara en Vallegrande o la Feria del Tomate de Saipina.

Con un gran agradecimiento a Ayuda en Acción y PASOC y con la esperanza de regresar a  Bolivia pusimos punto y final a nuestra estancia, con un último día y noche en Santa Cruz de la Sierra, ciudad con aeropuerto internacional y con un clima muy cálido, ideal para la despedida.

Abel Suárez

Abel Suárez

Ecuador

Publicado el 8 marzo, 2016,

Por Clara Cabrera, voluntaria en Chillogallo, Ecuador.

Clara nos ha enviado un relato, en el que con poquitas palabras, ha querido expresarnos lo que ha supuesto en ella su experiencia como voluntaria. Aquí os lo dejamos:

Por la ventana, al despojarse de las gafas, la joven observó cómo el verde desafío vertical se tornaba en mancha impresionista. Donde antes se erguía la amenazadora selva ecuatoriana cubría ahora el horizonte una acogedora masa boscosa.

Fue justo en ese momento cuando la medrosa joven, atenazada por un impreciso temor, vivió su particular catarsis. Las dudas, la incertidumbre, la incomprensión, el abismo cultural, la sobrecogedora pobreza que golpeaba duro habían supuesto para ella una barrera insalvable que paralizaba su natural dinamismo. Se sentía paralizada por un mundo que no era el suyo que vivía al dictado de unas reglas que ella ignoraba. Pero ahora una idea se había abierto paso, irrumpido con fuerza. Una luminosa idea surgida al mirar por la ventana la selvática vegetación. Para comprender, respetar, vivir y sentir, y por tanto amar, aquel país  y a sus gentes debía renunciar a sus sentidos y rechazar cualquier mirada que no surgiera de los ojos de su corazón. Tenía que purificarse, eliminando de sí misma toda influencia de su vida en España y toda idea preconcebida sobre Ecuador. Despojarse de cualquier prejuicio.  Solo así podría volcarse en la labor de entrega con que la había favorecido el destino. Solo así podría afrontar animosa las tareas que la esperaban cada día con los chicos de su grupo.

Reconfortada con la revelación enjugó en sus índices sendas lágrimas. Calmada, escuchó alejarse abatida, en silencio, la melancolía que la habitaba.

Supo entonces que encontraría, en su corazón,  todas las repuestas.

Ecuador

Ecuador

Del sentido del viaje a un viaje con sentido

Publicado el 1 marzo, 2016,

Por Juan Pedro Galiano, voluntario a terreno en el Área de Desarrollo de Manuel María Caballero, en Comarapa, Bolivia.

Hacía mucho que algo dentro de mí me empujaba a esta experiencia, quizá como un primer paso para otros pasos que vendrían.  Por fin, 2015 me regaló la oportunidad. Me llegó una convocatoria vía internet de Ayuda en Acción, y a por ello, a por mi primer voluntariado a terreno.

Tuve la suerte de ser seleccionado para viajar, junto los que serían mis compañeros, Abel y Carlos, a una pequeña población rural del centro de Bolivia llamada Comarapa, en la provincia de Santa Cruz.

 

Preparando el viaje

Antes de iniciar el viaje ya me sorprendió gratamente la buena organización de AeA: entrevistas previas, formación on line, información completa sobre el destino, el proyecto y la organización del viaje, etc.. Buenas sensaciones  desde el principio por la profesionalidad de esta ONG a la que no conocía demasiado.

Lo cierto es que no quería crearme demasiadas expectativas sobre el voluntariado que me esperaba.  Quería llegar allí con la mente lo más abierta posible, simplemente dispuesto a vivir intensamente todo lo que ocurriera, dispuesto a ser lo más útil posible y a recibir todo lo bueno que estaba seguro encontraría después de once horas y pico de avión.

El equipo de Manuel María Caballero y los voluntarios

El equipo de Manuel María Caballero y los voluntarios

Encuentro con el verde de Comarapa

Guido, responsable del proyecto de dinamización de la economía local de PASOC y Ayuda en Acción en Comarapa,  nos recibió en el aeropuerto. Tenía una sonrisa que creo ya no le abandonó en ningún momento, ni siquiera después de largas sesiones de trabajo, muchas horas de conducción por caminos, cuando tocaba madrugar más de lo normal, o cuando lo programado se desbarataba un poco y había que cambiar de planes.

Leer más >

Etiquetado , |

Volviendo a La Granja

Publicado el 16 febrero, 2016,

Elena Martínez, voluntaria a terreno en el Área de Desarrollo de Chillogallo, Ecuador.

Hay un clásico que dice “nunca vuelvas a aquel lugar donde alguna vez fuiste feliz” ya que probablemente no revivas los momentos por los que guardas ese buen recuerdo o no te encuentres con las personas que hicieron de ese sitio un lugar especial en tu memoria. Pero, tras mi segundo año como voluntaria a terreno de Ayuda en Acción  en la Granja Don Bosco (Ecuador), gestionada por la Fundación “Proyecto Salesiano – Chicos de la Calle”, sólo puedo decir que en ocasiones regresar a ese lugar aumenta tu experiencia vital, te hace sentir conectado, saber que estás en el lugar indicado.

No cambio por nada mí llegada a la Granja, nunca olvidaré esa mezcla de emoción y nervios durante el viaje desde España. Al fin, llegaba ese esperado momento tras un año de promesas y deseos por volver. Nada más llegar… los abrazos, la felicidad y la emoción del reencuentro con los chicos me hicieron sentir que regresaba a casa. Me esperaban, recordaban cada momento compartido el verano anterior durante tan sólo dos semanas, y en ese instante comprendí lo importante que es para ellos que les dediques tiempo, les escuches, te preocupes, juegues o simplemente les acompañes. Valoraron de forma especial que regresara tras habérselo prometido y desde el primer instante sentí lo difícil que iba a ser irme.

Elena y los chicos de la Granja Don Bosco.

Elena y los chicos de la Granja Don Bosco.

En esta ocasión, mis días durante estas tres semanas fueron más intensos. Además de la colaboración en las tareas diarias y ordinarias de la Granja, así como la participación en las actividades con los chicos externos e internos que se atiende en este centro, este año me propusieron dormir en la casa de los ocho chicos más pequeños que allí residen (de ocho a once años). Tras finalizar cada jornada ese era nuestro instante de complicidad, cuántos cuentos, historias o canciones compartidas, preguntas o conversaciones a media luz antes del último abrazo de buenas noches. Al fin y al cabo, mis niños. El despertar se convirtió en uno de mis momentos favoritos, ya que a pesar del cansancio, cada día era una sorpresa. Levantarse con sus sonrisas, entre gruñidos perezosos o alegría por las actividades que nos esperaban y ver cada mañana esas ocho caritas me hacían recordar las cosas importantes de la vida.

Me quedo con cada beso o abrazo improvisado, nuestras tardes haciendo manillas (pulseras) o las veladas nocturnas de karaoke y cine, las curiosidades compartidas entre juegos en la cancha o los columpios, las tareas entre graciosos cabreos, los momentos en la cocina, en los que tanto he aprendido de ellos, y lo más importante sus historias personales, ahora ya también mis historias.
Incluso en los dos o tres momentos difíciles, que también los he vivido de manera más impactante, ellos siempre han estado ahí regalándome o sacándome una sonrisa.

Elena, en otro de los momentos del centro y los chicos.

Elena, en otro de los momentos del centro y los chicos.

Mención especial merece la calurosa acogida y los inmensos cuidados que recibí de todo el gran equipo que allí trabaja y que a lo largo del año ya se han convertido en amigos con los que intercambiar noticias de los chicos, impresiones, preocupaciones… Su labor es inestimable, conviven con ellos, les brindan las atenciones que precisan para realizarse y tener oportunidades incluso más allá del terreno profesional, les ofrecen los cuidados que todos los niños y chicos merecen. Con los justos recursos pero una gran dosis de imaginación y vocación, crean una familia en las que todos los que llegamos somos bienvenidos.

Cuando regreso mucha gente me dice que irradio felicidad y aunque es cierto es solo una verdad a medias. Tras el peor momento del viaje, una dolorosa despedida, regreso a casa y a lo que se supone que son todas las comodidades de “nuestro mundo” pero parte de mí se queda con los 21 chicos y el gran equipo de la Granja Don Bosco. Mis días allí me sitúan en el mundo, me hacen recordar que si quieres, puedes, que se puede vivir con lo justo pero no sin dosis de cariño y ternura a tu alrededor, lo importante que es creer en tus posibilidades, que se puede empezar de cero, una y mil veces, que lo que nos hace compartir risas y diversión es universal, que cada día deberíamos jugar un rato como si fuéramos otra vez niños, que no hay que rendirse, que ningún problema es tan grande como para que no veas una salida… Con pequeños detalles cada día recibo una lección y me ofrecen el doble de lo poco que puedo aportar.

Elena y los chicos del centro

Elena y los chicos del centro

Por ello, nuevamente me traigo una mochila cargada de recuerdos, de vivencias, instantes, risas y rostros incapaces de olvidar (Justin, Adrián, Jesús, Becquer, Paticio T., Juan Carlos, Patricio A., Imanol, César, Pedro, Klever, Alejandro, Jaime, Andrés, Cristian, Israel, David, Geovany Vera, Eliberto, Giovani Chávez o Heraldo). Ojalá la vida me dé la oportunidad de volver a vivir la experiencia, regresar a la Granja Don Bosco y compartir más momentos con todos los amigos que dejo allí porque parte de mi se ha quedado con ellos.

No puedo terminar sin reiterar mi personal admiración y reconocimiento al impresionante trabajo del equipo de la Granja Don Bosco desde el coordinador James Manzano, Sonia, Margarita, Mónica, Estela, Giovanni, Kevin, Manuel, y MamiLu.

Ahora, más que nunca, cobra sentido esta frase: “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo” (Eduardo Galeano).

Los chicos de La Granja realizando actividades lúdicas

Los chicos de La Granja realizando actividades lúdicas

Día Internacional de los Voluntarios

Publicado el 5 diciembre, 2015,

Hoy, 5 de diciembre, y bajo el slogan “el mundo cambia, ¿y tú?, se celebra el Día Internacional de los Voluntarios.

Desde Ayuda en Acción queremos dar las gracias a todos los voluntarios y voluntarias que dan su tiempo y experiencia para hacer del mundo un lugar mejor.

El Programa de Voluntariado a Terreno en 2015 sumó a esta experiencia internacional a 142 personas que han dado lo mejor de sí mismas en Bolivia, Etiopía, Perú, Ecuador, Nicaragua y Paraguay. A todos ellos, ¡GRACIAS!

Si quieres conocer más sobre este Día, no te pierdas este artículo en eldiario.es

Comienzo de la jornada de Voluntariado.

Comienzo de la jornada de Voluntariado.

Las maravillosas gentes de Perú

Publicado el 27 noviembre, 2015,

Cristina Paredes, voluntariado de equipo en Gran Chimú, Perú.

Hace un año no podía ni imaginar que en el verano de 2015 iba a estar en Perú como voluntaria en un proyecto relacionado con la educación.

Todo empezó en febrero cuando buscando destino para mi hija Elena acabé en una reunión informativa sobre voluntariado a terreno organizada por Ayuda en Acción.

Algunos de los voluntarios de Gran Chimú, Perú.

Algunos de los voluntarios de Gran Chimú, Perú.

Me causó todo muy buena impresión, empezando por el lugar donde se celebraba, el testimonio de algunos voluntarios, la atención de las personas que allí se encontraban, etc… Presentía que era buena opción para mi hija y al llegar a casa lo comentamos le gustó la idea de ir a Perú y entonces se puso en marcha el engranaje para solicitar plaza pero con la particularidad de que yo también la estaba solicitando para mi animada por mi familia. Así que ahí estaba yo embarcándome en esta aventura sin saber el trasfondo que iba a tener en mi vida. Después de rellenar varios formularios, enviar los curriculum y participar en algunos foros de debate, finalmente conseguimos plaza para irnos juntas a Gran Chimú, provincia de La Libertad, en Perú a un proyecto de comunidades saludables. Estábamos muy emocionadas de haberlo conseguido.

 

Al llegar el momento de salir hacia nuestro destino, la incertidumbre del viaje, el temor a lo desconocido me hacían estar nerviosa, pero enseguida me empecé a sentir más cómoda y relajada y ello fue posible gracias a Vicen, Mar, Ana, Elena y Cayo, mi grupo de voluntarios; a Elena nuestra amiga y persona de apoyo de Ayuda en Acción y a nuestros amigos de la ONG local Ciedi La Libertad: Freddy, Carlos, Jenny, Fran, Humberto, Wilfredo…. que nos han hecho sentir como en casa en todo momento y por supuesto, gracias también a Mercedes, que era un encanto y cocinaba de maravilla.

Los voluntarios de Gran Chimú (Perú) junto con algunos de los compañeros del proyecto.

Los voluntarios de Gran Chimú (Perú) junto con algunos de los compañeros del proyecto.

Leer más >

credit
© Ayuda en Acción

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR